HISTORIA

Talleres Doval inició su camino en el año 1945 de la mano de su fundador, Domingo Antonio Doval Paz. En sus comienzos, la empresa se dedicaba a reparar piezas de chapa que formaban la carrocería de los vehículos. Ya en la década de los 50 empieza la fabricación de diversos componentes para la cabina del camión PEGASO.


En los años 60, con el nacimiento de los vehículos especiales forestales de la marca IPV, la empresa asumió el proceso de fabricación de cabinas y parte de los chasis de dichos vehículos. Por otra parte, la demanda de nuestros clientes nos llevó a especializarnos en la realización de piezas de calderería de hasta 20 mm de espesor.


Tras el fallecimiento de su fundador en el año 1988, Talleres Doval se constituye como Sociedad Limitada, y cambia su denominación social por la de Talleres Doval, S.L. La empresa continuó con su política de modernización hasta contar con la última tecnología para el corte, plegado, punzonado y soldadura de piezas de aluminio, acero al carbono e inoxidable.


Y si dicha tecnología ha mejorado significativamente, los sectores que conforman el negocio de la empresa han evolucionado al mismo ritmo.


En el año 1999 se crea la sociedad Industrias Dovaltac S.L. (de la que Talleres Doval S.L. es partícipe), especializándose en el ensamblaje de carrocerías y otras estructuras metálicas.

INSTALACIONES

En 1968, Talleres Doval se traslada de la calle San Roque a su primera nave industrial, situada desde entonces en la carretera de Bosende y convirtiéndose en el centro neurálgico de la empresa.


La expansión del negocio y las necesidades de espacio nos llevan al Polígono Industrial del Ceao, y allí empiezan a funcionar, en el año 1992, la segunda nave de Talleres Doval S.L. y la nave de Industrias Dovaltac S.L. y que consiguen, entre las tres, mantener a la empresa en constante evolución y desarrollo.


Ir al contenido